‘Sky Rojo’ la serie de Netflix que ha revolucionado las redes

La nueva serie española original de Netflix, Sky Rojo ha levantado un gran debate en las redes sociales sobre donde trazar los límites entre la forma de trabajar con temas sensibles como puede ser la trata de blancas y la libertad de emisión por puro entretenimiento. Es decir, ¿existe una responsabilidad ética con la sociedad a la hora de crear y compartir contenido?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Antes de comenzar con este debate, es importante conocer el tema en cuestión. Sky Rojo es una nueva serie de televisión que mezcla la acción con el drama en un formato de ocho capítulos de veinticinco minutos cada uno. Con esta organización, que combina diversos géneros, intentan crear un dinamismo que desde el minuto uno trasmite al espectador la acción frenética de los personajes.

La serie está creada por Alex Pina y Esther Martínez Lobato, productores de la serie de habla hispana con mayor éxito en plataformas de streaming, La Casa de Papel, con la productora Vancouver Media y la distribuidora Netflix. Los protagonistas son Lali Espósito (Wendy), Verónica Sánchez (Coral), Yany Prado (Carmen, Gina), Miguel Ángel Silvestre (Moisés), Asier Etxeandia (Romeo) y Enric Auquer (Christian).

Fue estrenada el pasado 19 de marzo de 2021, y ese mismo día ocupó el primer lugar en visitas en la plataforma en España. Por eso aseguran los autores que se hará una segunda temporada prevista para el verano de 2021: «Desde luego los personajes dan para mucho y eso es al final lo que marca en una serie para obtener otra temporada o no”.

Vía GQ México

La serie narra la historia de tres mujeres, Wendy, Coral y Gina, que trabajan en un club de alterne llamado Las Novias, donde están obligadas a prostituirse mediante deudas y amenazas personales. Su proxeneta, Romeo, las tiene atrapadas en el club, sin posibilidad de poder dejar la profesión y empezar una nueva vida. Tras una pelea en la que dan por muerto a Romeo, huyen del local aterrorizadas y sin saber a dónde ir. Pero no tardarán en darse cuenta de que solo se ha tratado de un accidente y que los ayudantes de su proxeneta, Christian y Moisés, están buscándolas para que paguen por lo que han hecho.

España se encuentra entre uno de los países de Europa con mayor demanda de sexo de pago. En el séptimo capítulo, Romeo asegura que un 40% de los varones lo han consumido alguna vez.

La responsabilidad ética

El debate tiene una pluralidad de opiniones. Los productores han explicado en numerosas entrevistas que querían darle un giro a un tema que siempre se ha tratado desde el género de drama y denuncia social. La idea era transmitir un mensaje de denuncia que pudiera llegar a un gran público a través de un género de comedia negra, rozando el cinismo, con escenas de acción. Para ello han recurrido a la estrategia de “el caballo de Troya”, es decir, introducir en el espectador “pequeños torpedos que consigan hacerle reflexionar mientras se está divirtiendo”.

Verónica Sánchez defiende, en la entrevista de Los 40 que es un proyecto muy valiente por parte de todo el equipo y han hecho un gran trabajo de investigación para poder representar de la manera más realista posible la situación que se vive actualmente en España. Entrevistaron a mujeres que están privadas de su libertad y son esclavas sexuales para poder interiorizarlo y ponerlo al servicio de la serie. Asier Etxeandia asegura que la representación de la serie es algo ruborizante, que da miedo a la vez que encanta. Se trata de un humor muy peculiar, una forma de humor negro, a la vez que de punto emotivo que acaba formando una serie como Sky Rojo.

Los40.com

Pero la opinión de una parte importante de los espectadores defiende la falta de equilibrio entre la realidad y la ficción que nos muestra la serie. Colectivos feministas, críticos especializados e incluso compañeros de profesión han expuesto fuertes críticas sobre la forma de romantizar la prostitución que muestran en la serie. El diario El País utilizó la expresión de “glamourizar” la prostitución y la violencia contra las mujeres. La serie “convierte cada bofetada, cada humillación y cada amenaza en un espectáculo”.

Twitter.com

Según la página web fotogramas.es, la cineasta Nina Menkes, en una entrevista con Jezebel explicaba que el lenguaje del cine crea una especie de adoctrinamiento en la sociedad sobre la imagen de la mujer contra el que luchar por frenarlo: «Se trata de señalar que en aproximadamente el 97% de las películas que vemos, las mujeres son sexualizadas y convertidas en objetos sexuales.”. Nina denuncia la manera en la que se muestra la imagen de una mujer y reivindica un cambio porque acaba afectando a la conciencia social y frena el progreso hacia un cambio.

Hay una pluralidad de opiniones con diferentes matices que han causado un gran revuelo en las redes sociales en las últimas semanas. El debate aún sigue abierto, pero no pretende buscar lo más correcto o aceptable, simplemente ver con una mirada crítica las escenas que nos proporciona la serie y llevarlo a la realidad. Al final lo que reivindican es el hecho de no apartar la mirada hacia las desigualdades e injusticias que nos rodean y luchar por una igualdad de oportunidades.

También te puede interesar