‘Normal People’ o la maravillosa imperfección de las relaciones amorosas

Hablamos de 'Normal People', el fenómeno televisivo de Hulu basado en la novela homónima superventas de Sally Rooney.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Con guion de la propia Rooney junto con Alice Birch, Normal People narra a lo largo de doce episodios la historia de Marianne y de Connell, protagonizada por Daisy Edgar Jones y Paul Mescal respectivamente. La serie, que es un disparo directo al corazón del espectador, retrata las idas y venidas en la relación de ambos personajes. 

‘’No es así con otra gente’’, le dice el personaje de Marianne a Connell en un momento de la serie. Y no son palabras vacías. Ambos saben (y nosotros como espectadores también) que hay una gran verdad detrás de esa afirmación, porque la conexión física y emocional que se establece entre los personajes es evidente, poderosa e innegable.

Las guionistas narran una historia que transcurre durante años de idas y venidas, con encuentros y desencuentros y también con la exploración de otras relaciones. Y lo hacen a través de un guion particularmente íntimo, delicado, sensible y que nos lleva por un mar de dudas, de confesiones, de sinceridad, de amor y de sexo

Paul Mescal (derecha) y Daisy Edgar Jones (izquierda) en una escena de la serie. | Fuente: Hulu

Pero ahí está el truco del éxito. Sin darte cuenta, y de forma casi insidiosa, Normal People te afecta. Se hace contigo y te hace examinar tu consciencia y tus propias ideas sobre la vida y la afectividad, sobre las relaciones y el amor

El principal punto fuerte de la serie (a parte de la historia) son sus personajes. Tanto Marianne como Connell están perfectamente destripados y expuestos a nosotros a través de los doce capítulos que forman la serie. Sentimos lo que ellos sienten, nos alegramos junto a ellos y no los juzgamos cuando se equivocan y se hacen daño. 

Y precisamente ese es el mensaje que trata de lanzar la serie. De aceptar que la gente, incluso cuando se quiere, puede llegar a hacerse daño y a separarse. De cómo las relaciones humanas (y aún más las románticas) son increíblemente complejas. Y de cómo la comunicación es básica y necesaria.

Cabe mencionar que Normal People no es una serie romántica al uso. Para nada. Es una historia de amor intensa, delicada, conmovedora y magnética. Una historia que empieza a escribirse cuando los personajes están en el último año de instituto y que se extiende hasta el final de la etapa universitaria. Nos acompaña a través de ese proceso vital en el que se construye, destruye y se reconstruye la idea del amor (y la idea de uno mismo), en una especie de eterno retorno. Porque Marianne y Connell parecen estar destinados a volver a encontrarse siempre, pero también, y de forma inexorable, parecen estar destinados a hacerse daño y a separarse.

Daisy Edgar Jones (izquierda) y Paul Mescal (derecha) cuando Marianne y Connell aún van al instituto. | Fuente: Hulu

La serie encuentra a la perfección el punto de equilibro entre lo visual y lo que quiere contar. Todas sus interacciones, ya sea un encuentro sexual o un cruce de miradas a metros de distancia están cargados de significado y de sentimiento. Pero, a pesar de que la conexión entre ellos es tan evidente y profunda que sienten que solo pueden ser quienes realmente son cuando están el uno con el otro, esa potente e innegable conexión los lleva a creer que son tan transparentes que las palabras sobran. Y, obviamente, no es así. La falta de comunicación y el daño arrastrado del pasado hará que la relación entre ellos sea sumamente complicada.

Y es en esos momentos de desencuentro cuando más duele Normal People. Porque el espectador sabe que los errores cometidos no nacen de un capricho narcisista producido por la angustia juvenil. La incapacidad de comunicarse de los personajes porque han asumido que la persona que tienen al lado los conoce mejor de lo que lo hacen ellos mismos es un sentimiento real. Y eso es lo que hace a Normal People tan peligrosa y brillante. La capacidad para retratar a la perfección la realidad de una relación.

A través de 12 episodios, la magnética interpretación de Daisy Edgar Jones y de Paul Mescal -cuya química en pantalla es subyugante-, nos hará vivir, con la misma intensidad que la experimentan los personajes, los triunfos y fracasos de su imperfecta relación y de sus procesos de crecimiento individual.

Un emotivo relato en el que la dirección de Lenny Abrahamson y Hettie McDonald capturan cada emoción y cada pensamiento con una belleza, sensibilidad y honestidad que resultan apabullantes. Normal People deja huella en el espectador. Y lo hace precisamente porque es real y normal.

Ya están disponibles todos los episodios en STARZPLAY.