Las grandes pioneras de la fotografía

Mujeres que han marcado el mundo de la fotografía y de las que apenas sabemos, como Anna Atkins y Jane Clifford entre otras.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

A través de la última exposición de la Universidad Complutense de Madrid, recorremos la historia detrás de las grandes pioneras de la fotografía.

La reina de la cianotipia

Anna Arkins no solo le da título a esta jornada, también, según la experta en fotografía Mónica Carabias, fue “una gran botánica” que considerada la primera fotógrafa y primera persona en publicar un fotolibro.

Conocida por mezclar el arte y la ciencia, se caracteriza por hacer fotografía sin cámara mediante la tecnica de la cianotipia, la cual consiste en la reacción a la luz ultravioleta de una mezcla química, que al entrar en contacto con la luz cambia de color, dando lugar a un azul denominado azul de prusia. Publicó una recopilación científica sobre algas, “British Algae: Cyanotype Impressions”, aunque por su técnica no es una gran aportación al mundo de la ciencia, sin embargo tiene una importante labor documental y artística. Tras este primer libro, continuó sacando entregas de Cianotipias, siendo este el primer intento de plasmar imágenes de la forma más objetiva posible, hasta su muerte en 1871.

Una aeronauta de la fotografía

Jane Clifford fue una fotógrafa pionera en España de nacionalidad británica, a la que numerosos periódicos de la época calificaron como “animosa e interesante”. A pesar de estar casada con el famoso fotógrafo Charles Clifford, para la profesora de humanidades Rachel Bullough, siempre “brilló con luz propia”.

Fue la primera mujer en pertenecer a la Sociedad Francesa de Fotografía y aunque apenas conservamos obras suyas. Se sabe que su apogeo llegó tras la muerte de su marido cuando se hizo cargo del estudio fotográfico que ambos tenían en Madrid. Convirtiéndose en la primera mujer en regentar uno en la capital.  Pasó de ser la ayudante y acompañante de su marido a ser una  fotógrafa conocida. Recibiendo del propio Sir John Charles Robinson, conservador del Museo de South Kensington de Londres, el encargo de fotografiar el Tesoro del Delfín. Siendo la primera mujer en hacer fotografías en el Museo del Prado. Pese a todo ello, no firmó con su propio nombre los trabajos que claramente realizó tras enviudar, ni las fotografías del Tesoro del Delfín. En 1885 se da de baja de la Sociedad Francesa de Fotografía a causa, probablemente, de su fallecimiento. 

Fotografía de: Anna Atkins

Las grandes fotógrafas de nuestros días

En la actualidad las mujeres siguen marcado el mundo de la fotografía, como es el caso de Evangelina Esparza, una licenciada en Bellas artes muy conocida según la profesora y experta en fotografía Mónica Carabias, por sus obras en espiral, que transmiten pérdida y olvido como “Narcisa ante el espejo” o “El paraje de las vidas errantes” entre otras. 

Beatríz Aísa, es una geógrafa que, como en caso de Anna Atkins, se ha dedicado a mezclar el arte y la ciencia combinando varias técnicas, como son la fotografía estenopeica, la serigrafía y la cromotipia, para aventurarse a explorar las formas en las que un territorio, paisaje y cartografía pueden ser retratadas. Un ejemplo de esto es su obra de Cartografías sobre Ossau llamada “Autor du Midi». 

Aleydis Rispa, es una fotógrafa que destaca por su obra artesanal basada sobre todo en la luz y la búsqueda del sol.  Su obra definida por Mónica Carabias como “coherente y realista”, en su trabajo “menos es más”. Sus obras más destacadas son “El gran azul”, “Flora”, un homenaje a la anteriormente mencionada Anna Atkins, y el  “Séptimo continente”.